¿Qué necesitas saber sobre los Seguros Veterinarios?

¿Necesitas un seguro para tu perro? Muchos de nosotros nos hemos topado con la situación en la que nuestra mascota precisa atención veterinaria urgente, para luego ver una factura del veterinario poco menos que estratosférica. ¿Eres capaz de pagar este tipo de facturas? Si no es así, estos seguros podrían tener sentido para ti, ya que estás preocupado de que, en tales circunstancias, tengas que elegir entre un desembolso importante o una eutanasia económica. 

Para ponernos en situación, sabemos que aproximadamente en España, casi la mitad de la población tiene mascota (49,3%), de estos, el 80% considera que su mascota es una fuente de bienestar, lo que implica un aumento en gastos relativos a sus cuidados, haciendo que en el año 2013 los españoles nos desembolsáramos en nuestras mascotas 1.750 millones de Euros, de los cuales el 25% fue a parar a atención veterinaria, lo cual nos hace una ligera idea de lo que el gasto veterinario supone a los dueños de mascotas y lo obvio que sería tener un seguro que cubriera esos gastos. Aun así, apenas el 1% de las mascotas españolas están aseguradas (este dato es aún más ínfimo si lo comparamos con países como Gran Bretaña donde el 25% de las mascotas están aseguradas), esto se debe al desconocimiento general de los beneficios que este tipo de seguros aportan y a que la gente no suele pensar en asegurar a su perro mientras esta no tenga problemas de salud.

No obstante, poco a poco, los seguros para mascotas, van cobrando renombre entre las familias, como una de las piedras angulares de la atención preventiva.

Al igual que con el seguro de salud para personas, la investigación y la comparación de los diferentes seguros de salud para mascotas pueden resultar confusos. Para facilitar el análisis de los distintos seguros que hay en el mercado, desde el comparador de Seguros Veterinarios, te recomendamos algunos de los puntos más importantes a tener en cuenta antes de contratarlo.

Lo primero es que nuestro perro debe tener un microchip y cumplir con el calendario de vacunas establecido. La edad es también un factor a tener en cuenta, ya que a partir de los 7 o 9 años las compañías no te cubren las enfermedades.

El siguiente punto importante, es analizar la cobertura de asistencia veterinaria. Muchos seguros de salud cubren la atención veterinaria por accidente, es decir, cubren sólo cuando la causa es un accidente. Pero, por otro lado, hay que tener en cuenta la atención veterinaria por enfermedad, por la que el seguro, nos cubre las afecciones que sufra el animal. Además, existen algunos seguros que cubren las enfermedades, pero sólo cuando es necesaria una intervención quirúrgica.

Importante es también leer las condiciones generales de cada póliza para conocer las exclusiones, y saber así que, por lo general, nunca están incluidas intervenciones tales como vacunas, operaciones estéticas (corte de orejas o rabo) u las enfermedades para las que el perro debía estar vacunado.

Punto importantísimo a considerar es la libre elección veterinario, ya que aunque tengamos a nuestro veterinario de siempre, puede darse el caso de requerir un veterinario estando de viaje o de necesitar a un veterinario especialista. Por el contrario, hay aseguradoras, que sólo ofrecen la posibilidad de un cuadro de veterinarios concertado.

 Hay que resaltar, la relevancia de conocer cuáles son las franquicias ofrecidas en el seguro y si estas son por libre elección de veterinario o por siniestro, por citar algunas.

Es recomendable revisar los periodos de carencia durante los cuales el seguro no surte efecto.

Por otro lado, algunos seguros suelen incorporar otras coberturas adicionales a la cobertura de salud, como pueden ser las coberturas de indemnización por muerte o robo, gastos para la búsqueda del animal en caso de pérdida o extravío, estancia en residencia canina por hospitalización del propietario y los de Responsabilidad Civil.

Los seguros veterinarios normalmente son de reembolso, es decir, nosotros pagamos la factura al veterinario, y luego la compañía nos devuelve el importe deduciendo la posible franquicia.

De este modo no solo nosotros y nuestros perros estaremos más tranquilos, sino que hasta nuestro veterinario estará encantado de que tengamos un seguro, no solo por el bien de nuestro perro, sino porque si ese seguro es de reembolso y libre elección de veterinario, él no se verá afectado por ninguna condición de tu aseguradora.

petplan banner perros - ¿Qué necesitas saber sobre los Seguros Veterinarios?

¡Suscríbete a nuestro Blog!