El Síndrome de Disfunción Cognitiva (SDC) en los perros

Cuando nuestro perro envejece, tiende a cambiar muchos de sus hábitos, como tender a dormir más o ralentizar gradualmente su ritmo de vida. No obstante, pueden darse casos de cambios de comportamiento anormales. Hasta hace poco estos cambios se atribuían al proceso de envejecimiento, contra el cual no se podía hacer gran cosa. Pero según las opiniones más recientes, estos cambios estarían ligados a un trastorno llamado el “Síndrome de Disfunción Cognitiva (SDC)”. Desde Seguros Veterinarios, el comparador de seguros de salud para perros, te ofrecemos la información que necesitas para conocer más sobre esta enfermedad.

El SDC (a partir de ahora), es una enfermedad que se acaba de reconocer, y, en ciertos aspectos, puede considerarse como la versión canina del Alzheimer. En los perros con SDC, el cerebro sufre una serie de cambios que se traducen en una disminución de las facultades mentales asociadas al pensamiento, reconocimiento, memoria y a la conducta aprendida. El 50% de los perros de más de 10 años de edad exhibirá uno o más síntomas del síndrome de disfunción cognitiva. La disfunción cognitiva es una enfermedad progresiva con un aumento gradual de signos de comportamiento senil. La sintomatología de esta enfermedad es compleja y difícil de diagnosticar debido a que sus síntomas pueden variar de un animal a otro, pero tienen una serie rasgos comunes.

La desorientación es uno de los principales síntomas del síndrome de disfunción cognitiva. El perro parece perdido en la casa o en el patio, se queda atascado en las esquinas o debajo o detrás de los muebles, tiene dificultad para encontrar la puerta (se sitúa en el lado de las bisagras o va a la puerta equivocada), no reconoce a personas familiarizadas, y no responde a las señales verbales o su nombre.

También sufre trastornos del sueño, durmiendo más en un período de 24 horas, pero menos durante la noche. Los perros con disfunción cognitiva también pueden exhibir comportamientos compulsivos con circuito, temblores, rigidez y debilidad.

El perro puede orinar y / o defecar en el interior, a veces incluso en la vista de sus dueños, y puede ser señal de menor frecuencia para salir a la calle.

A menudo, hay menos interacción con su familia. El perro busca menos atención, a menudo se aleja al ser acariciado, muestra menos entusiasmo cuando saluda o incluso no saludar a su familia, mientras que en un perro sano de la misma edad parece necesitar el contacto humano las 24 horas del día.

Algunos de estos síntomas pueden ser debido a los cambios físicos relacionados con la edad y no a la disfunción cognitiva, de ahí la dificultad de su diagnóstico, o también a otra condición médica, como el cáncer, una infección, una insuficiencia orgánica o efectos secundarios de medicamentos. Por lo tanto, los problemas médicos deben ser examinados para ser descartados antes de poder confirmar los síntomas seniles que  se atribuyen al SDC.

La investigación sobre el envejecimiento del cerebro canino revela una serie de procesos patogénicos que podrían explicar muchos de los síntomas del síndrome de disfunción cognitiva. Una proteína llamada B-amiloide (cuyo aumento se relaciona con la aparición del Alzheimer) se deposita en la sustancia blanca y gris del cerebro, lo que resulta en la muerte celular progresiva y una consecuente contracción del cerebro. Se han descrito alteraciones en los neurotransmisores, como la serotonina, la noradrenalina y la dopamina cuanto a una disminución de los niveles de oxígeno en el cerebro.

No existe un patrón específico a la hora de diagnosticar esta enfermedad, ya que sus síntomas son vagos y frecuentes en otras enfermedades. Una resonancia magnética puede mostrar cierto grado de contracción del cerebro, pero aun así, este tipo de exámenes clínicos son poco frecuentes ya que se suelen realizar en el mayor de los casos cuando se sospecha de la presencia de un tumor en el cerebro.

Aunque no tiene cura, hay medicamentos como el Anipryl (selegilina), que es utilizado por los seres humanos para tratar la enfermedad de Parkinson, que han podido mejorar dramáticamente los síntomas y la calidad de vida de muchos perros con síndrome de disfunción cognitiva. El medicamento se administra una vez al día en forma de píldora. Dado que el tratamiento médico está disponible, es aún más importante para buscar la consulta veterinaria para cambios de comportamiento en perros de edad avanzada.

Fuentes:healthypets.mercola.compets.webmd.competmd.com2ndchance.info

petplan banner perros - El Síndrome de Disfunción Cognitiva (SDC) en los perros

¡Suscríbete a nuestro Blog!