Displasia de Cadera en Perros: ¿Qué debes Saber?

La displasia de cadera es una enfermedad más frecuente de lo que pensamos y a la que todo propietario de un perro debería preocupar. Esta enfermedad afecta a perros de todos los tamaños, aunque se pensaba en principio que sólo afectaba a perros de razas grandes (son más propensas). Su aparición tiene componentes genéticos pero también adquiridos a lo largo de su vida, ya que el ambiente de cría, la superficie sobre la que camina o su nutrición, pueden jugar un papel decisivo a la hora de desarrollar (o no) la enfermedad.

Los síntomas pueden ser inexistentes al inicio de la enfermedad ya que las caderas son normales en el momento del nacimiento, pero un desarrollo anormal entre la musculatura y el esqueleto provoca que la cabeza del fémur sea forzada fuera del acetábulo . Este hecho, que afecta a componentes todavía cartilaginosos, conduce a la deformación y pérdida de profundidad del acetábulo y la remodelación de la cabeza del fémur, llevando a un proceso degenerativo todos estos factores generan un estrés adicional sobre el disco intervertebral lumbosacro (zona lumbar) y la mecánica espinal.

Prevención:
– A partir de los dos meses y medio, es especialmente importante utilizar durante la fase de crecimiento rápido una alimentación adecuada, con un nivel energético más bajo, condroprotección y una concentración calcio/fósforo adecuada.
– Es muy importante en los cachorros, sobre todo si son de raza grande, dosificar convenientemente la ración diaria en tres tomas para evitar acelerar el crecimiento.
– Evitar (en la medida de lo posible) que nuestro cachorro suba escaleras, camine sobre superficies resbaladizas o realice excesivo ejercicio que pueda dar lugar a una inestabilidad en una articulación aún inmadura.

Displasia Coxofemoral en perros - Displasia de Cadera en Perros: ¿Qué debes Saber?

Tratamiento:
– En casos avanzados de la enfermedad se puede intervenir quirúrgicamente, mejorando la calidad de vida del animal (aunque al ser una enfermedad degenerativa puede volver a empeorar al cabo del tiempo).
– En los casos en los que no se requiera intervención quirúrgica se puede recurrir:
+ Al clásico tratamiento basado en analgésicos, antiinflamatorios y condroprotectores,
+ Técnicas de rehabilitación y fisioterapia que han demostrado su eficacia a la hora de ralentizar el proceso degenerativo, controlar el dolor, promover la tonicidad muscular y una correcta marcha y biomecánica espinal.

Desde Seguros Veterinarios, sabemos la importancia que tiene para ti que tu perro lleve una vida sin enfermedades, por eso te ofrecemos la comparativa de seguros de salud para perros más exclusiva, para que no te tengas que preocupar por la atención veterinaria de tu perro.

petplan banner perros - Displasia de Cadera en Perros: ¿Qué debes Saber?

¡Suscríbete a nuestro Blog!